Mientras busco mi estilo de escritura, cuento mi forma de ver la vida

miércoles, 23 de julio de 2008

“Vida de perros”, ¿una mala expresión?

Esta frase refiere a llevar una rutina agobiante y que no deja tiempo para uno mismo; siempre me interrogué por qué se usa ese animal, pero aún no me queda claro. Y para seguirles la corriente a las chicas del Punto G, empecé a pensar sobre esto en un viaje a la city porteña.


Recorriendo las distintas ciudades vemos decenas de caninos acostados tomando sol,
garroneando alimento en restaurantes o lugares en lo que saben son buenos proveedores, paseando por los barrios y socializando con otros de su especie. Si tienen problemas de traslado se adaptan a andar con tres o inclusive dos patas sin dramatizar, ni ayuda de muletas u otros elementos.


No son racistas y tienen un amplio gusto, no sólo en comida, sino también en hembras. Nuestra raza condena al bagartero o bagayero: persona caritativa que le da a todo lo que se le cruce; en cambio para estos animales, los cuadrúpedos, eso es una miniedad. No tienen vergüenza y andan copulando en la vía pública a la vista de hombres, mujeres, niños y, por supuesto, otros de su especie. El ménage à trois es habitual para ellos.


Otra diferencia con nosotros es que ellos desprecian a los gatos y los corren para espantarlos. La mayoría de los hombres también los corren pero no con otro fin –no me incluyo-, ya sea conseguir un amorío, una relación, o como en el caso de Maxi López, casamiento.

Hay que destacar lo vivos y despiertos que son. Nunca se les va a poder decir: “no servís ni para espiar quien viene” (otra frase usada frecuentemente), se dan cuenta de que algo raro sucede en la esquina y enseguida van a investigar. Son más chusmas que las viejas del barrio.

Aunque los perros que les recomiendo tengan como mascotas si pueden, son los de nacionalidad norteamericana. Son los únicos en el mundo que traen el diario y las pantuflas mientras el dueño reposa apaciblemente en el sillón. Y si consiguen uno similar a Grommit, MEJOR! Te prepara el desayuno y te salva la vida.


Por todo esto repregunto: ¿por qué es malo llevar una vida de perros?

4 intentan guiarme:

Gisela Ange dijo...

jajaja!!! Te jugaste!

Así como lo pintás estaría buenísimo.
Y la verdad que no pega mucho el real significado y la connotación.
Ya ni hablemos de los perros esos a los que los bañan, llevan a le peluquería y le hacen manicure!

Lo de Maxi Lopez de salón, jaja.

Saludos Tincho :)

flor dijo...

¡Es muyy bueno! ¿Sabés que siempre me pregunté lo mismo? mi perra es lo más lindo que tengo, y cada mañana la envidio más y más por poder quedarse lo más tranqui durmiendo mientras yo tengo que madrugar para ir al cole. Es otra de esas frases sin sentido, al menos eso pienso.

Gisela Ange dijo...

Tincho... seguí un meme en mi blog, y ahora te invito a vos :)

No te sientas obligado ni nada.

Besos!

Ana I. Sanso dijo...

Es genial !